Ana González, la coordinadora de vida autónoma y centro de Día

La entrevista de Down Madrid -Ana-

Ana González Padrón, es psicóloga clínica y master en Psicología del Deporte. Es parte de la historia viva de la Fundación, ya va a hacer 33 años en Down Madrid y actualmente es la coordinadora de Vida Autónoma.  Le gusta compartir su ilusión por las cosas bien hechas, cree firmemente en cada PERSONA y en sus potencialidades. Siempre abierta a aprender y compartir.

 

¿Cuántos años llevas trabajando en  Down Madrid?

En septiembre ya llegan los 33 años. Empecé en Atención Temprana con Maribel Zulueta. En ACIT (Asociación Centro Infantil de Terapia) se gestó primero la Asociación y luego la Fundación Síndrome de Down de Madrid. También tuve la suerte de estrenar la sede principal de Down Madrod en 2005 como coordinadora de Intervención Psicopedagógica y Psicológica y, en 2013, estrenar nuestro Centro 3 Olivos.

¿Cuál es tu puesto concretamente? En la actualidad soy coordinadora de Vida Autónoma y Centro de Día

¿Qué trabajes en el sector social es vocación, afición o simplemente casualidad?

Creo que a estas alturas de mi vida laboral ya he pasado por las tres cosas.

Casualidad: Al principio, estudié en la Universidad de Comillas de Canto Blanco y tuve la inmensa suerte de tener de profesora a Maribel Zulueta. Con ella aprendí y crecí en el mundo de la Atención Temprana y la Discapacidad Intelectual.

Vocación mucha. Sobre todo tengo muchas ganas de dejarme sorprender por las personas que cada día llevan a la práctica el  “Por ti mismo”. Si todas ellas creen que pueden quien soy yo para poner impedimentos…. La  vocación es seguirles y apoyar en lo que deseen.

Afición: sé que tengo gran capacidad para dejarme sorprender y aprovechar todo lo que me llega (sea bueno o malo). ¿Cómo no voy a ser aficionada a lo que me propongan las personas con las que comparto mí día a día?. Un aficionado se atreve a hacer cosas por el mero hecho que no se le pide perfección… soy una gran aficionada a apoyar lo que las personas me pidan ya que si uno cree que puede… lo consigue.

 

¿Cual es tu trabajo diario y qué actividades realizas?

Coordino y gestiono los programas que están dentro del Servicio de Vida Autónoma: Talleres formativos, el proyecto Domus 1+1 y Autogestores. También el Centro de Día 3 Olivos.

Tenemos distintos talleres formativos de Vida Autónoma (Compra y cocina, Autoprotección en el hogar y en las relaciones personales, Habilidades Domésticas, Finanzas Personales, Autoimagen y Cuidado de la salud) donde se pone en práctica aquellas habilidades que necesitamos para tener una vida autónoma plena y con calidad.

También, hemos puesto en marcha el Proyecto Domus 1+1: está dirigido a aquellas personas que quieran tener una experiencia de vivir fuera de casa. El primer año dedican parte de su tiempo a prepararse para tener mayor grado de autonomía, participando al menos en tres de los talleres formativos; y el segundo año pasan a vivir con otras personas en la Residencia para la Promoción de la Autonomía 3 Olivos (RESPA).

Nadie puede tomar buenas decisiones si no tiene conocimiento de lo que va a decidir. Por ello, es importante tener experiencia de vivir fuera del hogar familiar (quién así lo decida) para poder tomar la decisión de emanciparse o tener un grado mayor de autonomía y más responsabilidades en el hogar familiar.

¿Los chicos rotan por todas las actividades o definen la que más le gusta?

Las personas que participan en los talleres deciden qué taller les gusta y comparten con los profesionales de Vida Autónoma si es el taller más oportuno para poner en práctica su autonomía. La última palabra la tienen los participantes.

¿Cuántas plazas hay en Vida autónoma?

Los talleres tienen un máximo de 12 plazas y tenemos 8 talleres; es decir, que podemos llegar a tener 96 plazas. En Domus 1+1 tenemos 10 plazas

 ¿Puede acceder cualquier familia?

Sí. Cualquier persona mayor de 18 años con Síndrome de Down u otra discapacidad Intelectual

¿Qué capacidades se desarrollan?  ¿Por qué es imprescindible este servicio?

Todas. La vida nos hace poner en marcha todas nuestras capacidades (hasta las que no tenemos ya que usamos estrategias para seguir adelante y suplirlas). La vida autónoma nos hace crecer como persona: tomamos decisiones (buenas y malas), utilizamos nuestras competencias emocionales, nos relacionamos socialmente, ponemos en práctica lo que sabemos y, sobre todo, nos damos cuenta que podemos y debemos en muchos casos pedir apoyo.

Es imprescindible porque uno de los grandes retos de las personas es no tener que depender de nadie… podemos necesitar apoyos (todos los necesitamos…. Yo llamo al fontanero), nos tendrán que ayudar a realizar algunas tareas pero seremos cada uno de nosotros los que decidamos cuándo, cómo y de qué forma necesito a los demás.

Estamos terminando el primer año de Domus 1+1. Hemos tenido la gran fortuna de que todas las personas que han participado han hecho un gran grupo y han crecido no en autonomía sino en SER PERSONA, en madurar, en arriesgar y querer que nadie les ponga fronteras…. Creo que si ellos quieren ¿cómo no vamos a poder?

Sueño con que el año que viene sean estas personas las que respondan esta entrevista y podamos leer su gran experiencia (con sus momentos buenos, mejores y menos buenos, así es la vida)

¿Cuáles han sido las actividades que los participantes les han resultado más satisfactorias?

Sin duda, el de Compra y cocina entre los talleres formativos. Para el grupo de Domus 1+1, el taller de “los lunes” (centrado en la convivencia y en el respeto).

¿Qué modelos de vida independientes son los más comunes? ¿Cómo toman la decisión del modelo de vida independiente que desean?

Hasta hace poco hablábamos de pisos tutelados, pisos supervisados, residencias… ahora hablamos de que hay tantos modelos de vida independientes como personas quieran aceptar este reto. Se habla de vivir en inclusión (aquellas personas que puedan) y que los Asistentes Personales puedan apoyar para que puedan tener  una vida independiente con calidad y bienestar.

La decisión es compartida entre la persona con discapacidad intelectual, su familia. Después entramos su grupo de apoyo (aquí se encuentran amigos, vecinos, profesionales…).

¿Qué miedos son los que tienen los padres a los que se les plantea este modelo de vida autónoma?

En Psicología clínica hablamos del “Nido vacío”… el espacio que deja la persona que se va de casa. Creo que los padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos pero no siempre estamos preparados para admitir que es el momento. También está el miedo a que pueda pasar algo o a que no sepan responder a las exigencias de la vida autónoma. Los duelos siempre nos juegan malas pasadas… pero los superamos,  duelo a que el hijo se hace mayor, al tiempo que vamos a tener libre porque ya no vamos a estar detrás de él, a que no nos van a necesitar, a que van a fallar, a que van a salir de nuestras vidas…

La familia está para siempre y pase lo que pase, los padres seguiremos siendo padres y la protección viene adherida a nuestro papel.

¿Qué les recomendarías tanto a los padres como a los alumnos?

No recomiendo nada. Creo que sí que propongo que tenemos TODOS que reflexionar que tenemos que defender nuestros derechos y entre uno de ellos se encuentra el derecho a nuestra vida independiente.

Nuestro lema: “A mayor fomento de la autonomía menor necesidad de protección”

 

 

 

2 Respuestas

  1. Mar García Orgaz

    Queridísima Ana: !un lujo compartir contigo tantos años! siempre tan positiva y propositiva! y !un lujo que coordines este nuevo Proyecto! .

  2. Carmen Fraga

    Que SUERTE tenemos las familias de la Fundación el poder contar con una profesional tan estupenda como tu.
    ANA, muchísimas gracias por tantos años de entrega a la Fundación y todavía los que te quedan…..
    un beso,
    Carmen Fraga

Deja un comentario